Este post está dedicado a los actuales programadores, con el fin de que se hagan la «gran pregunta»: ¿Eres buen programador realmente?. Para responder a esta pregunta es necesario conocer si realmente se tienen las características que deben tener los programadores. Este tema puede llegar a ser bastante subjetivo, sin embargo en este artículo publicamos las principales características de un programador.

Esta frase se puede adaptar y aplicar a todas las profesiones. Un programador marca la diferencia, porque cuenta con las herramientas más adecuadas para cada ocasión y una actitud de autoexigencia. Por otra parte, se debe proponer ser el mejor y trabajar lo considerablemente necesario para lograrlo.

Sintetizaremos aquí las cinco características que debe tener todo buen profesional de la programación:

Interacción. Se puede hablar de interacción en varios niveles: el programador debe ser capaz de trabajar en un equipo donde compartir opiniones, aceptar sugerencias e intercambiar ideas. Y al mismo tiempo, debe ser capaz de empatizar con aquellas otras personas que desconocen el mundo de la programación pero necesitan de sus soluciones. Primer error: el programador no es ese informático que está todo el día encerrado en una habitación con un ordenador.

Análisis y síntesis. Este profesional debe ser capaz de analizar el problema al que se enfrenta, sintetizar la información que ha recibido y elegir los datos con los que comenzar el trabajo. Segundo error: el programador no trabaja de forma estandarizada.

Conocimientos. Debe tener una formación que lo capacita como tal. Un buen programador más que saber el cómo, sabe el por qué de las cosas. No es lo mismo saber cómo solucionar un problema, que saber realmente cómo funciona esa solución. Tercer error: El programador no es un libro cerrado.

Creatividad. El buen programador debe tener creatividad para obtener soluciones factibles, rápidas y sencillas a problemas complicados. En un mismo lenguaje de programación puede encontrar varias formas de solventar una situación. Cuarto error: Los ordenadores son cuadriculados, los programadores no.

Inquietud. Un buen programador siempre se sigue formando, busca nuevas formas de enriquecer su trabajo, y es curioso por naturaleza. Algo que repercutirá de forma muy positiva en su trabajo. Quinto error: el programador no es un friki, el programador sigue aprendiendo. (http://ow.ly/yWysT)